Condiciones de trabajo inhumanas: El punto débil del sector tecnológico

Technology’s-inhumane-underbelly
Fábrica de proveedor de Amazon, Hengyang Foxconn. Foto de China Labor Watch (CC BY-SA 4.0).

Para aquellos que están en Silicon Valley, Estados Unidos, o en Pangyo Techno Valley, Corea del Sur, trabajar en tecnología suele ser un empleo lucrativo. Escribir código y diseñar nuevos productos puede significar una remuneración considerable, un trabajo estable y algunos beneficios tales como tener comidas sin costo.

Pero no todos en la cadena de suministro de tecnología son tan afortunados. Para los trabajadores de manufactura — quienes ensamblan iPhones, relojes inteligentes y otros equipos en fábricas de China, Malasia, Brasil y otros países — el empleo puede ser extenuante e inhumano.

Li Qiang es el director ejecutivo de China Labor Watch (CLW), una organización con sede en la ciudad de Nueva York cuyo objetivo es mejorar las condiciones de trabajo de los empleados chinos. Esta entidad sin fines de lucro realiza investigaciones encubiertas en fábricas en China, documenta las malas condiciones de trabajo y presiona a las empresas para que mejoren. En 19 años, CLW ha investigado fábricas que producen equipos para Apple, Dell, Microsoft, Samsung, Huawei y otras grandes empresas.

CLW ha expuesto trabajo infantil, discriminación, reglas de tiempo extra obligatorio y violaciones a los derechos humanos. Denuncias recientes incluyen que «Amazon se beneficia de oprimir secretamente a los trabajadores de sus proveedores” (junio de 2018) y que «Apple ha reprobado la auditoria de responsabilidad social corporativa” (mayo de 2017).

“Lo que estas empresas buscan son menores costos de producción”, explica Li Qiang. “No les importa mucho las condiciones de trabajo”.

Con frecuencia, los trabajadores de las fábricas en China no ganan lo suficiente para vivir. Tal vez ganen la remuneración mínima legal para la región, pero Li Qiang afirma que sigue sin ser suficiente para mantenerse. Como resultado, el trabajar tiempo extra se vuelve necesario, y semanas de 60 horas — o más — se vuelven la norma.

Además, son muchos los trabajadores que no reciben capacitación de seguridad adecuada. “Los trabajadores entran en contacto con químicos tóxicos y ni siquiera lo saben”, dice Li Qiang.

¿Quién es el culpable de estas condiciones deficientes? Li Qiang dice nadie se hace responsable: “Empresas como Apple y Dell atribuyen la responsabilidad de estas terribles condiciones de trabajo a las fábricas”, explica. “Y las fábricas atribuyen la responsabilidad a las agencias que contratan a los trabajadores”.

Las pésimas condiciones de trabajo que hay en las fábricas chinas difícilmente se podrían considerar un secreto. En 2010, una racha de suicidios en las fábricas de Foxconn Technology en Shenzhen dominó los titulares. En 2015, WIRED publicó un reportaje investigativo después de que una adolescente en Dongguan que trabajó jornadas de 15 horas en una fábrica, usó un químico tóxico para limpiar pantallas de teléfonos, y producto de aquello vio cómo sus colegas cayeron enfermos con náuseas.

Li Qiang reconoce que las condiciones de trabajo han mejorado en los últimos 20 años. Gracias a la presión, las empresas de tecnología ahora se hacen cargo de algunos de los problemas: Apple emite informes del progreso en el cumplimiento de la ley laboral y de derechos humanos de los proveedores. El trabajo de responsabilidad social corporativa de Dell incluye iniciativas para mejorar los parámetros de trabajo en la cadena de suministros.

Pero las remuneraciones siguen siendo demasiado bajas, afirma Li Qiang. Y muy pocas organizaciones supervisan a las empresas y abogan por un cambio. Entre los aliados de CLW, hay cerca de cien organizaciones que pertenecen a la red de GoodElectronics. Es una coalición en los Países Bajos que congrega a sindicatos, investigadores y académicos para defender los derechos humanos y la sostenibilidad ambiental en la cadena de suministros de la industria electrónica a nivel global. Las organizaciones laborales tradicionales, incluida la Organización Internacional de Trabajo de las Naciones Unidas, también investigan y asesoran sobre cuáles son las mejores prácticas corporativas.

La salud de internet requiere de condiciones de trabajo humanitarias para quienes fabrican los teléfonos, computadores y otros dispositivos de los que dependemos para la conectividad. La tecnología de consumo puede tener un alto costo para algunas personas. Con más transparencia y responsabilidad de las empresas, y protecciones más fuertes para los derechos y la seguridad de los trabajadores, podríamos sentirnos más seguros del grado de respeto que las empresas de tecnología tienen por la dignidad humana. Esto es algo que nos incumbe a todos en la medida que dejamos entrar más productos tecnológicos en nuestras vidas.

¿Cuánto valen para ti las condiciones de trabajo humanas en la producción de tecnología?

¡Sé el primero en agregar tu voz! Todavía no hay comentarios.

Ver las guías de participación de la comunidad de Mozilla: [English | Español | Deutsch | Français]. Este es un espacio moderado de comentarios. Eliminaremos los comentarios ofensivos o que se desvíen del tema.