Entender el problema

IHR2019_web_literacy-2-3

Estar en línea no es suficiente. Todos necesitan habilidades para leer, escribir y participar en el mundo digital — y entender qué está cambiando.

En 2018, el mundo alcanzó un hito importante: más del 50 % de personas ya está en línea. A estas alturas, la alfabetización digital es más vital que nunca.

Tomamos cientos de decisiones en línea todos los días. Para muchos, ahora es rutina usar nuestros teléfonos para pagar el café o los boletos del bus, o pedirle a un asistente de voz que toque nuestra canción favorita. Pero para la mayoría, la tecnología que usamos todos los días es una caja negra. No entendemos totalmente las consecuencias de las decisiones que tomamos — ni de las decisiones que otros toman por nosotros.

Las habilidades básicas de alfabetización digital son importantes. Pero no necesariamente nos preparan para identificar y abordar las grandes preguntas y serias dificultades, como sesgos, acoso y concentración de poder en nuestro conectado mundo. Desde lo personal a lo político, el rol de la tecnología en nuestras vidas evoluciona rápidamente. Es vital para nuestra comprensión del mundo digital que evolucionemos también.

Los padres comparten fotos de bebés en medios sociales sin detenerse a pensarlo. Pero cuando los niños crecen, algunos consideran la información íntima sobre ellos que se comparte en línea como una violación a su privacidad. Hasta las pequeñas decisiones tienen efectos duraderos. Necesitamos sólidas habilidades de alfabetización digital para tomar decisiones informadas.

Internet hace que sea fácil estar en contacto con los amigos y conectarse con personas con ideas afines. Pero ¿cómo se ve afectado nuestro bienestar por el tiempo que pasamos haciendo clic y deslizándonos por la pantalla? Saber lo que la investigación dice (y no dice) puede ayudarnos a generar relaciones más saludables con la tecnología.

Es fundamental que entendamos cómo impacta internet en nuestras sociedades — y que estemos listos para exigir un cambio cuando sea necesario. En la mayoría de países, internet ayuda y perjudica los procesos democráticos. Hay mayor acceso a la información sobre candidatos, datos públicos más transparentes y nuevas vías para organizaciones de base. Pero también facilita la interferencia electoral y la difusión de desinformación perjudicial.

En el último año, hemos adquirido una mejor comprensión de cómo sectores extremistas, actores individuales y Gobiernos y partidos políticos aprovechan las plataformas digitales para influir en las personas. Cuando los Gobiernos proponen soluciones hay riesgos de nuevos perjuicios. Las «leyes de noticias falsas» en diferentes partes del mundo (más recientemente en Singapur) pueden amenazar seriamente la libre expresión.

Con una comprensión más profunda y más sutil del mundo digital podemos integrarnos a comunidades globales para ayudar a los defensores de derechos humanos a buscar justicia. Podemos crear espacios más seguros en línea para que los jóvenes puedan entender su sexualidad. Podemos entender mejor la dinámica del poder del mundo en línea, desde la economía publicitaria a la escala de vigilancia masiva.

Podemos imaginar mundos diferente. Podemos exigir cambio.

Invertir en alfabetización digital universal es ahora más urgente que nunca. Esto significa apoyar a educadores y activistas, y aprender con comunidades diversas. Esto también significa crear productos diseñados especialmente que sean fáciles de entender y modificar o reparar.

Cuantos más seamos los que entendamos las cambiantes tecnologías, las normas y modelos de negocios del mundo en línea, más cerca estaremos de liberar el total potencial de una internet saludable.

¿Qué te parece importante sobre esto?

¡Sé el primero en agregar tu voz! Todavía no hay comentarios.

Ver las guías de participación de la comunidad de Mozilla: [English | Español | Deutsch | Français]. Este es un espacio moderado de comentarios. Eliminaremos los comentarios ofensivos o que se desvíen del tema.