Tu selfie en la Torre Eiffel

El marco de derechos de autor de la Unión Europea entra en conflicto con la forma en que vivimos en línea

La mayoría de quienes visitan París saben qué imagen deben buscar primero: la Torre Eiffel de noche, reluciente de arriba a abajo en un resplandeciente despliegue de luces.

Pero son muchos menos los turistas que saben esto: si tomas una foto del despliegue de luces y lo compartes en línea, en sentido estricto estás infringiendo la ley de propiedad intelectual en Francia.

El marco de propiedad intelectual de la Unión Europea —escrito a comienzos de la década de 2000— protege algunas obras de arte y de arquitectura destacadas como propiedad intelectual. ¿En la lista? El monumento característico de Francia.

”Cuando entró en vigencia el actual marco de propiedad intelectual, las cartas y los mensajes de texto eran las principales formas de comunicación”, dice Dimitar Dimitrov, embajador de la Fundación Wikimedia en Bruselas. Pero ya no es así: “Ahora enviamos fotos”, dice. Al visitar una nueva ciudad, los turistas optan por una publicación en Instagram en vez de enviar una postal.

“Pero no todos los países tienen excepciones al espacio público, así que podemos tomar y compartir fotos libremente”, expresa Dimitrov.

Imitación de la postal de la campaña Reform Copyright (Reforma de propiedad intelectual) de 2016 de Mozilla. Foto de juanedc (CC-BY).

Como consecuencia, compartir contenido inocuo —como un selfie con la Torre Eiffel o la estatua de la Sirenita de Dinamarca— se convierte en una infracción a la ley. Y eso incomoda a los partidarios de internet abierta, como Dimitrov.

“Impide que nos comuniquemos libremente”, dice. “Es de locos que nuestras comunicaciones diarias se vean perjudicadas por la propiedad intelectual”.

El marco de la propiedad intelectual de la Unión Europea afecta no solamente a fotos de vacaciones, dice Dimitrov —también puede perturbar la innovación y el flujo del conocimiento. A menudo, no se puede hacer elnaces de investigación científica protegida por propiedad intelectual desde Wikipedia. Y se puede prohibir que los investigadores realicen procesos de extracción de datos y textos que facilitarían el progreso.

Por ello, Dimitrov y una coalición de académicos, profesionales de la tecnología y activistas con el mismo interés, incluido Mozilla, están luchando por una reforma: leyes modernas de propiedad intelectual que se enlacen con la forma en que vivimos en línea.

“Necesitamos leyes de propiedad intelectual a prueba de tecnología y a prueba de futuro”, dice Dimitrov. “Debemos garantizar que la propiedad intelectual no entre en conflicto con la realidad de cotidiana”.